Compañera constante

Foto:
Marcelo Saenz

La foto escogida para esta edición de Fotosíntesis es de Marcelo Saenz, a quien agradecemos su colaboración.

Es la imagen de una guitarra, como saliendo de un fondo de misterio o oscuridad, ofreciéndonos su limpio mástil, su reticulada elegancia, su madera y simetría, sus trastes metafísicos.

Escogí esta foto porque me da la oportunidad de hablar de mi relación con la guitarra. La cual yo catalogaría como una relación dulcemente fallida. ¿No será que soy escritor por ser músico frustrado? Incluso fui parte de banda, en donde canté, carroñeramente, pues si para algo estoy incapacitado en la vida es para cantar.

Tampoco soy brillante para la guitarra. Pero en ciertas tardes me gusta recorrer su brazo macizo –de izquierda a derecha, de derecha a izquierda­– con pequeños solos improvisados o bien me pongo a hacer oleajes de acordes. Nunca para nadie: hacer música ante una audiencia me paraliza. Pero en soledad, a veces, salen algunas cositas interesantes.

Siempre fui un autodidacta. Salvo al principio, cuando tomé durante unos meses lecciones con un maestro que me introdujo iniciáticamente a guitarristas clásicos como Ritchie Blackmore o Jimmy Hendrix, el sacerdote que hizo una pira de su guitarra. Esos guitarristas, mamuts arqueológicos, siguen sin embargo radiando frescor y maestría. En verdad podemos estar agradecidos porque el mundo nos ha dado a tantos grandes de la guitarra, en técnica y espíritu. Y en verdad podemos estar agradecidos porque nos dará a tantos más.

Ahora mismo, un adolescente está comprando su primera guitarra, procede a afinarla, abre un tutorial en YouTube, prueba pronto unos pedales, explora el poder de unos power chords, atiza su pequeño amplificador…

Yo también fui uno de esos jóvenes aprendices de guitarra. Recuerdo aquellas épocas cuando oía el majestuoso y anfetamínico Steve Vai y leía Guitar World y empezaba a entender eso que dijo Nietzsche que sin la música el mundo sería un error. Y podríamos agregar que sin la guitarra sería un craso error. De la caja de resonancia de una guitarra brotan ángeles desolados y demonios incandescentes. En sus cuerdas estiradas al infinito se posan los pájaros de la alegría y la tristeza. La guitarra, sutil o prostituta, virtuosa o lazarilla, ha sido la compañera constante del ser humano.

Con una guitarra acústica (pues nunca tuve el valor de meterme a tocar la eléctrica) fui aprendiendo y absorbiendo algunos trucos y gimnasias del instrumento: licks, arpegios, slides, hammerons, vibratos, bends, armónicos... Me intrigaba descubrir nuevos acordes… Meterme a probar una escala… Hasta compuse, en ciertas tardes lacrimales, algunas rolitas grasientas...  

Y así hasta la fecha. Nunca he dejado de darle a la guitarra, sin por ello pasar de un nivel completamente básico, amateurial. ¡Si en el colegio yo hubiera tenido los recursos que hoy tienen los chavitos, gracias al internet! ¡Cuántas lecciones y talleres disponibles en línea, y gratis además…!

¿Qué todavía estoy a tiempo para aprender estas cosas? La verdad es que a estas alturas ya no tengo el tiempo… y quizá ya ni las ganas. Pero de todos modos sigo tocando un poquito; es algo así como una necesidad. Ciertos días, simplemente extraño la sensación del instrumento –su cuerpo curvo, demoniaco, pulcrísimo– sobre mí. Quienes han tocado una guitarra, incluso torpemente, saben que es una sensación muy elevada. Nunca le dedico mucho tiempo, pero a veces tocar diez minutos es suficiente, para mí.

Como yo lo veo, la guitarra estimula en mí una clase de inteligencia muy distinta a la verbal. Es como si pusiera a funcionar en mi cerebro otra clase de estructura sináptica y me diera acceso a diferentes planos lingüísticos. Sobre todo, tocar la guitarra me ofrece la oportunidad de hacer algo creativo por mera diversión, sin sentir ninguna exigencia profesional de ningún tipo, y sin tener que demostrarle nada a nadie. Ya quisiera yo poder escribir con esa misma libertad.


(Fotosíntesis publicada el 9 de mayo de 2013 en ContraPoder.)

1 comentario:

  1. muy buen relato sobre la guitarra, igual yo soy un guitarrista frustrado y de tal forma quisiera ser un escritor, pero que buenas palabras para ver esa frustracion como tanta placides y hacer de ello una ventaja y no al revés. gracias. y felicitaciones a Marcelo, tengo la dicha de conocerlo, desde aqui felicitaciones march.

    ResponderEliminar

Etiquetas

¡Liberen a los postes! (1) ¿Me tomaría usted una foto? (1) ‘cangrejeando’ (1) Abe Pérez (1) Abraham Pérez (1) Abrirse al sexo (1) Adelante (1) Airetierra (1) Alejandra Maselli (1) Alejandra Morales (1) Alejandro Anzueto (1) Allan Salguero (1) Ameno Córdoba (1) Ana Cecilia Cobar Falla (1) Andrés Asturias (1) Anne Brand (1) Antonio Rotche (1) Armando Álvarez López (1) Armando Mazariegos (1) Asientos honorarios (1) Astrid Morales (1) Ave muro cielo (1) Ban Vel (1) Bani Velásquez (1) Bladi Reynaldo Polanco (1) Bladimiro Polanco (1) Cecilia Ordóñez (1) Celeste Mayorga (1) César López Cacacho (1) Cesy Rodriguez (1) Claudia Armas (1) Clodvin Fernando (2) Coito de labio (1) Contraluz (5) Contrapoder (65) Cristian Raxon (1) Cristian Raxón (1) Cruz derrumbada (1) Cuerpos exquisitos (1) Denis Paz (1) Diego Lizewski (1) Doroteo Guamuch Flores (1) Douglas Vásquez Vides (1) Edy Béhar (1) El anciano metafísico (1) El asesino de los globos (1) El Cadejo (1) El candado oscuro (1) El discreto encanto (1) El espejo y la ventana (1) El jazz vivo entre nosotros (1) El milagro (1) El que encuentra una flor (1) El vacío y la forma (1) Elena Gaytán (1) En nombre de la sangre y de la tierra (1) Eny Roland (1) Erick Aldana (1) Escalera (1) Estación (1) Estephany Arreaga (1) Excoriadas y profanadas (1) Felipe Bagur (1) Fotosíntesis (82) Fotosintético (1) Frascos brujos (1) Freddy Murphy (1) Gabriel Woltke (1) Gaviotas (1) Golden Gate (1) Gonzalo Rivelles (1) Gran Cañón (1) Henning Sac (1) Hugo Muralles (1) Irene Carlos (1) Ishto Juevez (1) Jaime Permuth (1) Javier Ucles (1) Jesús Alfonso (1) Jorge Baldetti (1) Jorge Uesera (1) Jorge Uesera Guerra (4) Jose Manuel del Busto (1) Juan Pensamiento (2) Juguemos a dormir (1) Julio López (1) Kak´ik (1) Kame Tjx (1) Kevín Ramírez (1) Kurt Zierlein (1) La basura o la inocencia (1) La broma cósmica (1) La Perla (1) La vida y muerte de los objetos inanimados (1) Lady Blue (1) Larisa (1) Liggia García (2) Ligia María Saquiché (1) Los almuerzos ejecutivos (1) Luis Arturo Molina (1) Luis de León (1) Luis Edgar Villagrán (1) Luis Soto (1) Luna bruja (1) Manu (1) Manu: biografía mínima (1) Manuel Gabriel Tzoc (1) Marcelo Saenz (1) María Anthonella León Abad (1) María Bolaños (1) María Herrera (2) Mariana Lara (1) Mario Ponce (1) Maru San Pedro (1) Mateo Flores (1) Maurice Echeverría (70) Melissa Mencos (1) Membracidae (1) Mensajes (1) Mirada en Myanmar (1) Monica Macal (2) Mónica Macal (1) MP (1) Narcy Vásquez (1) Nature Symmetry (1) Nicola since 1972 (1) Niña en Rosa (1) Nostalgia ferroviaria (1) Nuestra gringa gente (1) Oscar Villeda (1) Osman Enríquez Paz (1) Peor que sierpes (1) Picha y flor (1) Piecito (1) Pluralismo tóxico (1) Probation 3 (1) Puente y niebla (1) Quetzal enchachado (1) Quién fuera chucho (1) Rafael López Mazariegos (1) Raíces (1) René Adolfo Girón (3) Rodolfo E. Peña (1) Rodrigo Noguera (1) Rogelio Clará (1) Rosa María Arellano (1) Samuel Pérez Attías (1) San Simón Narco (1) Sebastián Oliva (2) Sepur Zarco (1) Sergio Izquierdo (1) Sexo @ (1) Sin cabeza (1) Sobre el caballo de Boraq (1) Sócrates Tejasen (1) Sotz´il (1) tian2992 (1) Timbre guardián (1) Tráfico (1) Travis Pluma (1) Tres en uno (1) Vinizzio Rizzo (1) William Corleto (1) Wilmar Mejía (1) Wilmer Mejía (1) Ximena Díaz (1)